martes, 11 de octubre de 2011

Quiére(me)

Le dijeron que no tenía posibilidades, que era un alma perdida, que estaba loca, por eso de no querer enamorarse. Decía que no le apetecía ir agarrada de la mano, ni  tener que estar pendiente de otra persona, y eso de "si tu estás mal, yo también" o "si tu saltas, yo salto" le parecía una gran tontería, ella era feliz así, quien lo diría. Pero un buen día todo cambio, se cruzó por su camino, en el momento equivocado, la persona equivocada, es curioso, en ese momento le apetecía coger a alguien de la mano, y empezó a pensar que si el estaba mal, ella haría lo que fuese por sacarle una sonrisa, si el saltaba, ella se tiraba de cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario